Facebook Pixel

¿Hacia un nuevo espacio público? Vagando por Ost Strand, Berlín

May 30, 2008

¿Hacia un nuevo espacio público? Vagando por Ost Strand, Berlín

El lugar que es objeto de este estudio se sitúa sobre el trazado del desaparecido Muro de Berlín, a pocos kilómetros de la Alexander Platz; lo que en su día fuera una zona militar, es hoy un terreno abandonado, un vacío convertido en acontecimiento dentro del tejido urbano tradicional. Cuando el muro existía, su trazado imponía un vacío físico, Todesstreife (el corredor de la muerte), que partía Berlín en dos, dando lugar a una tierra de nadie en el centro mismo de la ciudad.
La zona, denominada “km 25-26”, cuando el muro pasaba por allí, ha sido rebautizada como Ost Strand, playa del Este y, si en un tiempo separó los barrios de Friedrichshain y Kreuzberg, desde 2001 es el centro del nuevo distrito reunificado. Abandonada tras un breve periodo industrial que siguió a la caída del muro, esta porción arenosa de la margen del Spree ha sido ocupada por abundante vegetación espontánea y está flanqueada por uno de los fragmentos más emblemáticos del muro de Berlín: la East Side Gallery. Según la percepción urbanística tradicional, se trata de un espacio libre público sin función propia, un terrain vague, abandonado y olvidado.

Método
Inspirado en la Restitution des ruses anonymes des “Arts de faire” de Michel De Certeau, el proyecto aquí presentado no intenta proponer soluciones o dar un diagnóstico definitivo que pueda constreñir el futuro del lugar: lo que se pretende es contar lo que ya ha pasado. Y así, mediante la decodificación de significados ocultos, el proyecto quiere evidenciar lo que la ciudad niega.
Durante los nueve meses que pasé en Berlín, mis visitas al lugar se hicieron cada vez más frecuentes y precisas. No se trataba de meros paseos o excursiones, sino más bien de “derivas” cada vez más repetidas y organizadas.
El trabajo parte de la percepción y posterior transcripción de los datos tomados sobre el terreno, para así decodificar las distintas capas que se dan cita en el lugar. Estos estratos de transcripción otorgan vitalidad al sitio y permiten comprenderlo sin sesgar con ello el abanico de posibles interpretaciones. Creo substancial dejar claro este último punto, pues pretendo que ésta sea una investigación de carácter teórico e intemporal.
Superpuestos sobre la misma geografía, los distintos estratos revelan las cualidades ocultas del sitio, mostrando lo que ahí ya estaba, y cuya presencia había sido negada por la ciudad.
El trabajo no necesita de una lectura cronológica y ordenada: las capas que integran el lugar, aunque relacionadas, son elementos diferenciados; se trata de historias paralelas que, a través de una acción activa y sensible, se pueden relacionar, reunir, derivar, e incluso rectificar con el fin de abrir nuevas vías de interpretación.

Biotopo
Desde 1989, todo un ecosistema funcional dotado de sus propias lógicas internas se implantó sobre el corredor vacío que había dejado el muro de Berlín. Este ecosistema en constante evolución impone su significativa fisonomía a un cambiante paisaje urbano. En él cabe destacar la presencia de flora y fauna raras, que lo convierten en componente esencial de complejos ecológicos mayores.
Por otro lado, dentro de un contexto de urbanización extensiva y globalización de lo virtual, el lugar se ha convertido en un espacio vital para la estructura urbana tradicional, un territorio salvaje que resiste a la domesticación.
Esta aparición del híbrido “salvaje-urbano” no se limita únicamente a un curioso fenómeno de geografía puramente biológica o física, sino que se difunde y transforma en un paisaje cultural espontáneo donde patinadores, artistas grafiteros, pescadores y otros muchos urbanitas alternativos dan rienda suelta a su actividad.
Por tanto, y dado que este intersticio en la ciudad sirve para albergar la indeterminación que el orden urbanístico impide, ¿no podría precisamente esta indeterminación constituirse en territorio capaz de cuestionar la retórica del planeamiento y servir de laboratorio a un futuro urbanismo híbrido?

Sociotopo
En cada visita me sorprendió la cantidad y variedad de gente que se daba cita en aquel lugar y la relación tan particular que parecían mantener con él: un adolescente que aprovecha el cobijo vegetal para pintar sus graffiti, una pareja que practica deporte, un pescador que acude regularmente a las orillas del Spree, un turista intrigado por un lugar donde no puede adentrarse, o el dueño de un quiosco de playa estacional…
Todos estos testimonios dan cuenta de vidas que se cruzan e historias que se mezclan, de recorridos vitales entrelazados que fortalecen la identidad del lugar y lo distinguen del resto de la ciudad. En este sentido, este espacio permite la práctica de muy diversas actividades que fuera no están permitidas.
De manera que, mientras Berlín, dada su naturaleza fragmentada, no cesa de plantearse cuestiones referidas a las representaciones tradicionales de la estética urbana, la playa de Ost Strand ofrece respuesta a las nuevas necesidades ciudadanas. Materiales en bruto, desorden, irregularidad, incoherencia e incluso algunos absurdos atraen a los visitantes de Ost Strand, que se acercan hasta aquí escapando de las rutinas del tejido urbano tradicional.
Estos vacíos urbanos ofrecen, pues, innumerables opciones para escapar del a menudo tedioso planeamiento urbanístico tradicional. Y es precisamente la ausencia de cualquier forma de planeamiento lo que impulsa la aparición de nuevos usos.
Entendida como un universo paralelo, Ost Strand es una nueva forma de espacio público, sin apropiaciones excluyentes, abierta a mutaciones espontáneas, a la constante reconstrucción y remodelación, a la aventura y la ambigüedad: capaz de catalizar nuevas experiencias.
Parece, por tanto, que el espacio público tradicional no se adapta a las nuevas exigencias de la vida en nuestras ciudades. Las actividades colectivas necesitan cada vez más de otros lugares más allá de los límites tradicionales de la ciudad. ¿Pero cuáles son entonces los nuevos límites? ¿Cómo definir este nuevo tipo de espacio público capaz de responder a nuestros deseos y críticas? ¿En qué ha de consistir ese territorio inexplorado que acoja las nuevas experiencias individuales y colectivas? ¿Cómo se precisa? ¿Se puede redefinir el concepto de espacio público para integrar así toda la diversidad de lugares que sobrepasan los términos tradicionales del espacio público?

Tempotopo
A través del análisis de un lugar determinado, el estrato de lectura “Tempotopo” trata de aprender la resistencia y las formas de socialización de aquellos que no pueden o no quieren integrarse en los estereotipos de la sociedad mediática de consumo. La coexistencia de actividades tan variadas, en momentos tan distintos, tiene una gran influencia en el grado de informalidad que caracteriza a Ost Strand.
Este estrato muestra cómo las actividades, programadas o espontáneas, se distribuyen, se organizan o se distancian sobre este vacío en la ciudad.

Arquitopo
En este estrato muestro las diferentes tipologías arquitectónicas que se dan cita simultáneamente en Ost Strand.
Estas tipologías, siempre a caballo entre otras dos, se implantan sobre las parcelas que aparecen en los vacíos ignorados por la ciudad. Su carácter temporal, tan efímero, induce a pensar en la transitoriedad de algunas funciones urbanas, dando lugar a un nuevo concepto de espacio público.
En Ost Strand, el despliegue progresivo de estructuras temporales sirve para recrear ese universo paralelo, transformando y ambientando el vacío urbano original. La coexistencia de estructuras diversas en el mismo lugar demuestra sus cualidades en cuanto que terreno para el encuentro, la diferencia y el conflicto: un nuevo concepto de espacio urbano. Así, sensibilidades distintas coinciden, se confrontan, mezclan y enriquecen en un marco maleable y de fácil apropiación.
Esta informalidad salvaje se presenta pues como una herramienta formidable capaz de crear espontáneamente nuevas relaciones con el paisaje urbano tradicional o, en palabras de Virilio, capaz de incitar al ciudadano a “habitar lo inhabitual”1.
El lugar, segregado de la ciudad, se sincroniza con los hábitos de mutación. Ost Strand nos revela pues un nuevo conflicto urbano entre los usos de la trama urbana tradicional y los nuevos modos de apropiación del espacio público. Esta ruptura se materializa con el muro que separa el terreno del resto del tejido urbano consolidado. De un lado, la ciudad intenta regularizar este peculiar paisaje urbano, por otro, semejante situación da lugar a libres interpretaciones y apropiaciones físicas y mentales.
El proyecto no intenta rellenar el “agujero negro” de la estructura urbana; lo que se pretende es, mediante el estudio de lo que ya había, mostrar una situación. El arquitopo da cuenta de lo que hay sin querer restringir las futuras transformaciones. Quiere dotar de significado a estas estructuras únicas, diversas y efímeras, elementos éstos que para la ciudad formal no existen.

Conclusión
Ost Strand certifica sin dudas las hipótesis de Koolhaas en cuanto al interés teórico de las estrategias urbanas ligadas a los vacíos y el apilamiento inusual de funciones. Detrás, no hay pues ni gestos arquitectónicos o ambición estética alguna, tan solo desviaciones de la norma que han provocado la sorpresa en unos y la espontánea imitación del modelo en otros.
Nos encontramos ante la encarnación de un estado de liberación frente al control social establecido, pues la ordenación espontánea de los terrenos de Ost Strand evita la rigidez del planeamiento. Y así, las estructuras efímeras, tanto como la vegetación salvaje o los usos espontáneos, materializan la heterogeneidad semántica de esta interrupción urbana, convertida en fuente tangible de nuevos registros de experiencia colectiva.

Sandra Pauquet es una arquitecta franco/alemana. Este artículo está basado en el proyecto fin de carrera presentado en la Escuela de Arquitectura de Paris- Malaquais. Jurado: T. Mandoul, X. Gonzalez, S. Planchez (École d’Architecture de Paris Malaquais), F. Careri (Stalker) y D. Jakob.
Traducción al español: Javier Arpa.

Artículo publicado en a+t 27. In Common III

Bibliografía
•Michel de Certeau, L'invention du quotidien (Arts de faire I). Gallimard, Paris, 1990.
•Philipp Oswalt, Berlin, Stadt ohne Form, strategien einer anderen Architektur. Prestel, Munich, 2000.
•Francesco Careri, Walkscapes, El andar como práctica estética. Walking as an aesthetic practice. Gustavo Gili, Barcelona, 2002.
•Piero Zanini, Significati del confine, I limiti natuali, storici , mentali. Bruno Mondadori, Milano 1997.
•Werner Szambien, Berlin une ville en suspens. Norma, Paris 2003.
•Boris Gresillon, Berlin métropole culturelle. Belin, Paris, 2002.
•Régine Robin, Berlin chantiers: Un essai sur les passés fragiles.
•Kenny Cupers, Markus Miessen, Spaces of uncertainty, Wuppertal. Verlag Müller + Busman KG, 2002.
•Richard Shusterman: “Asthetik der Abwesenheit. Der Wert der Leere. Pragmatische Uberlegungen zu Berlin”, dans Lettre internationale, déc.-janv. 1998, p.30.
•”Remagining Berlin : world city, national or ordinary place?”, European urban and regional studies, vol.6, n°2, avril 1999, pp.145-164.
•Walter Benjamin, “Enfance Berlinoise”, Sens unique. Editions 10/18. Paris, 2000.
•Internationale Situationniste, n°1, juin 1958, p.13.
•Wim Wenders, The Act of Seeing; Essays, Reden und Gespräche. Frankfurt am Main 1992, p. 124.
•Hakim Bey, Taz Zone Temporaire Autonome. éditions de l'Eclat, Paris, 2004.
•Kevin Lynch, L'image de la cité. Dunod, Paris, 1976.
•Thomas Sieverts, Entre-ville - une lecture de la Zwischenstadt. Parenthèses, Marseille, 2004.
•Rem Koolhaas / O.M.A. SMLXL. Rotterdam, 1995.
•François Dagognet, Des détritus, des déchets, de l'Abject - une philosophe écologique, Institut Synthélabo pour le progrès de la connaissance, Le Plessis-Robinson, 1997.
•Urban Catalyst et Cet-O, Raumpioniere Berlin, Potenziale von Zwischennützungen für die Stadtentwicklung, rapport émis en partenariat avec la Senatsverwaltung für Stadtentwicklung, Berlin, 2005.
•Gilles Clément, Manifeste du Tiers paysage, Collection l'Autre fable, Paris, 2004.
•Gilles Clément et Guy Tortosa, Euroland., éditions Jean-Michel Place, Paris, 2005.

www.urbancatalyst.com
www.lab.agora.eu.org
www.stalkerlab.it
www.osservatorionomade.it
www.ignatia.it
www.spacesofuncertainty.org



 




cerrar  
condiciones

Si deseas formar parte de a+t ediciones, envíanos tu currículum a la siguiente dirección: aplust@aplust.net






cerrar  
condiciones cerrar

Suscríbete a nuestro newsletter

Introduzca su email:
checkbox He leído y acepto las condiciones de uso
Si quiere darse de baja pinche aquí

ENVIAR

condiciones

a+t, garantiza la seguridad y confidencialidad de los datos personales introducidos a través de este formulario y todo ello al amparo d elo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 de Protección de Datos Personales así como su normativa de desarrollo.
Si no desea recibir futuros mensajes electrónicos de a+t, piche aquí.



cerrar     

A+T

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando consideramos que aceptas estas cookies + info > x